La policía de WELLINGTON, Nueva Zelanda.- observó a un muchacho orinando por la ventanilla de un vehículo mientras éste estaba en marcha, los agentes que circulaban detrás del vehículo del “MEÓN”, ordenaron detenerse al coche e iniciaron una conversación con ellos, las suerte de estos fue no llevarse ninguna sanción.





Comentarios cerrados.