Los conductores británicos lo van a tener bastante crudo con el nuevo sistema de Radar móvil que está probando la policía británica. El invento es capaz de detectar a una distancia de 1 km y en un angulo de 360º  a un vehículo que esté circulando a más velocidad de la permitida en esa vía.

En el primer día de prueba detectaron más de 75 motocicletas, y un número indeterminado de automóviles que circulaban con exceso de velocidad.

Los potentes objetivos que incorpora la caravana son capaces de detectar también si los conductores llevan los cinturones de seguridad o incluso si están hablando por teléfono.





Comentarios cerrados.