El Arma Policial Perfecta.

Posteado por salva


No todos los policías somos iguales físicamente, por tal motivo un modelo de arma no puede ser adecuado para todos.

En un pasado no muy lejano, la elección de un modelo de arma corta para todo un departamento de policía parecía una tarea fácil, pero a nuestro criterio un solo modelo de arma no es  valida para todos los agentes de un mismo cuerpo.

Hasta hace pocos años el mercado estaba dominado por dos o tres fabricantes de armas, pero en estos momentos el abanico de fabricantes y armas es muy amplio.

En cualquier Departamento cogido al azar, podemos observar agentes de ambos sexos, de distinta altura, corpulencia, complexión o peso. Y que el equipamiento policial es el mismo para todos, radios, chalecos antibalas, fundas, armas cortas, etc, pero la práctica de unificar el armamento para todo el cuerpo, a nuestro criterio es una actuación errónea y además peligrosa.

A la vez vemos como un gran número de policías portan pistolas de gran capacidad del calibre 9 mm. parabellum con marcos o armazones de agarre muy anchos. Por tal motivo nuestra inquietud radica en la colocación y comodidad del arma, además; y siempre es nuestra opinión, no todos los agentes de una misma unidad deben portar el mismo modelo de pistola.

A colación de lo expuesto anteriormente, ningún jugador de futbol juega con unas botas dos números más grandes o más pequeñas, a la vez ningún ciclista corre con una bicicleta pequeña o grande, debemos ajustar nuestro material a nosotros, y no nosotros al material.

Asimismo, cada agente tiene una mano distinta, un@s más pequeñas y otr@s más grandes, pero el caso es que todos llevan el mismo arma.

Veo a los compañeros de la Guardia Civil con el nuevo arma que les han asignado, y no podemos dejar de pensar que dicha pistola (Beretta 92), en nuestra humilde opinión es muy grande como arma policial; pero hay que decir que es muy fiable, de gran capacidad y a la vez tiene grandes prestaciones, pero a algunos compañeros dicha pistola les viene grande para su mano, e incomoda en el caso que tuviesen que utilizarla. Es casi una observación profunda por nuestra parte, pero hay agentes que parecen tener muchas dificultades cuando están entrenando en las galerías de tiro con sus armas, al no ser éstas las adecuadas para su tamaño de mano o tipo de cuerpo.

Si la colocación y ajuste no es la idónea en la mano dominante, el tirador se verá incomodo con ella, y la distancia más importante es la que existe entre la empuñadura y el disparador. Los agentes masculinos con una mano de talla media, alcanzaran esta distancia fácilmente y su agarre será relativamente cómodo. Pero de lo contrario, otra mayoría de compañeros y compañeras no se consideran satisfechos con las armas que les adjudican, siempre desde el punto de vista de la comodidad y el Confort, nunca desde la fiabilidad del arma.

Creemos que los agentes que están dotados con armas impropias para su físico, nunca llegaran a sacar su máximo potencial. Recordamos a una compañera; que aunque medía 1’71 mts., tenía una mano pequeña, no siendo capaz de controlar una Glock 19, ya que le venía realmente grande la empuñadura y no llegaba con comodidad al disparador, accionándolo con la punta del dedo índice, realizando disparos que se le escapaban lateralmente.

NUESTRA SOLUCIÓN:

Podríamos mejorar la fuerza de nuestra mano, pero va a ser realmente imposible aumentar el tamaño de nuestra palma o la longitud de nuestros dedos, mucho más fácil sería adecuar el marco, armazón o empuñadura, simplemente cambiando el modelo de arma más apropiado para nosotros.

Hasta hace poco tiempo había fabricantes que ofrecían pistolas con la carga de la munición en una columna, haciendo más estrechas las empuñadiras, pero con raras excepciones, han desaparecido de la escena. La buena noticia es que muchas de estas armas contemporáneas de armazón de polímeros se están fabricando con backstraps (parte trasera de la empuñadura) intercambiables. Pistolas con este sistema están disponibles en Beretta, HK, Ruger, Smith & Wesson, Glock, Walther, Sig-Sauer.

Pero Sig-Sauer ha llevado este concepto un paso más allá con la familia de pistolas P250, que son totalmente modulares y que ofrecen el intercambio completo del armazón.

Conclusión:

Un arma más grande no es sinónimo de mejor, debemos adaptar nuestras armas al físico, probablemente algunos compañeros no estén de acuerdo con nuestra opinión, pero vemos más fácil adaptar el material a nosotros, que nosotros al material, y si eso aumenta nuestra fiabilidad,  confianza y seguridad nos damos por satisfechos.





Comentarios cerrados.