Os vamos a mostrar una sentencia muy interesante de la Audiencia Provincial de Madrid del 27/10/2005, sobre los recursos de apelación interpuestos por Claudio y Concepción contra la Sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal 15 de Madrid, el 30 de mayo de 2005.

Antecedentes del Hecho:

«Sobre las 23.45 horas del  día 3.8.2004, el acusado  Claudio de 33 años de edad en cuanto nacido el 25.4.1971 conducía el vehículo Ford Focus matrícula…. – SN propiedad de su novia Concepción y asegurado en la cía de seguros Mutua Madrileña Automovilista, tras haber ingerido bebidas alcohólicas en tal cantidad que le impedían dominar el vehículo, por lo que al desaparcar dentro del garaje sito en Pª del Zurrón 12 de Madrid, colisionó con un vehículo aparcado, el Opel Zafira ….-CZY propiedad de Amparo al que causó daños que no se han tasado, y finalmente se empotró contra una pared quedando
inmovilizado.
Practicada la prueba de alcoholemia  por etilómetro en el acusado arrojó un resultado de 0`68 mgr/l en primera prueba y de 0`67 mgrs/l en segunda».
Siendo la resolución impugnada:  «Debo condenar y condeno a Claudio como autor responsable de un delito contra la seguridad del tráfico del art. 379 del Código Penal».
Fundamentos del Derecho:
Primero: El apelante Claudio asegura que se ha producido aplicación indebida del artículo 379 del Código Penal ya que  la conducta no se realizó en lugar público y además no se trató de conducción propiamente dicha, sino de maniobras para desaparcar.
1. Ciertamente la legislación aplicable al tráfico no rige en los garajes. Así lo indica expresamente el artículo 1 del Reglamento General de Circulación para la Aplicación y Desarrollo del Texto Articulado de la ley Sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, aprobado por Real Decreto
Legislativo 339/1990, de 2 de marzo, al decir que sus normas no son aplicables a los: garajes, cocheras u otros locales de similar naturaleza, construidos dentro de fincas privadas, sustraídos al uso público y destinados al uso exclusivo de los propietarios y sus dependientes. Sin embargo, la conducta de mover un coche en un estacionamiento no puede excluirse de las situaciones contempladas en el tipo penal, salvo que esa conducta se realice en condiciones que  no representen riesgo alguno para la
integridad física, vida o patrimonio, (así por ejemplo, quien bajo los efectos de las bebidas alcohólicas desplaza el coche unos metros, dentro de los límites de su propiedad, lo que no es el caso, para estacionarlo dentro del garaje y sin que haya otras personas a su alrededor).
En el presente caso, ninguna duda existe que el lugar en el que se encontraba el vehículo era de acceso común para todos los vecinos de la finca y que el hecho de desplazarse dentro de ese lugar representaba un  potencial peligro para la seguridad del tráfico, en relación a esos bienes jurídicos individuales antes indicados, que no ha de reducirse exclusivamente al «vial público» (en el mismo sentido SAP Girona  de 7-6-04). De hecho, el recurrente superó los límites de su propiedad, aquí su plaza  de garaje, para entrar en la de otras personas, pues en otro caso no se hubiera producido colisión alguna.
Por su parte, la SAP Burgos de 11-10-02 condena en un supuesto en que: los hechos no ocurren en un garaje particular, y de uso exclusivo por el acusado, sino en un aparcamiento público, aunque restringido a los usuarios del Centro Hospitalario.
Y la SAP La Coruña de 9-10-00 especifica que no es forzar el tipo penal incluir la conducción realizada por un parking subterráneo pues: los preceptos de la ley son aplicables  en todo el territorio nacional por los usuarios de las vías o terrenos públicos aptos para la circulación, pero también a los terrenos que sin tener «tal aptitud» sean de uso común, y en defecto de otras normas a los titulares de las vías y terrenos.
Fallo:
Se desestiman los recursos formulados por Claudio y Concepción, confirmando íntegramente la Sentencia dictada el 30 de mayo de 2005, por el Juzgado de lo Penal 15 de Madrid, en Juicio Oral 133-2005.
Conclusión:
Por lo que nosotros entendemos de esta sentencia, se puede aplicar la Ley de Seguridad Vial en aparcamientos utilizados por una colectividad indeterminada de usuarios, ya que en dicho lugar existen zonas comunes, y como en el accidente se demostró que el inculpado atravesó dicho espacio, pudiendo provocar un peligro para los demás usuarios del citado garaje.
También decir que se condena a la propietaria del turismo a ser Responsable Civil Subsidiaria, por autorizar la conducción del vehículo, considerando el Tribunal que el titular de un vehículo es el responsable del mismo, en cuanto éste es un elemento de riesgo susceptible de causar daños a las personas o en los bienes, por tal hecho ha de tener en todo momento el control del mismo.

Click en la imagen para leer sentencia completa




Comentarios cerrados.